18
Sep
2014

En medio del campo, una lugar rustico y natural.

Teletransportarnos al espacio mas campero de las llanuras del oeste,con solo la primera imagen de esta vivienda, es tan fácil como cerrar los ojos.
Pensar en el Otoño por sus colores cálidos y su atrezzo mas inerte, o casi oler a café en un salón tan acogedor y rustico como este.
Son muchas de las características que sentí cuando por mi ordenador paso este interiorismo.
Bajo la mano de la estilista Kara Rosenlund, quien tiene un fantástico espíritu viajero que trasladaría a esta decoración en cada elemento recaudado durante sus expediciones; esta vivienda retransmite la esencia de un coleccionista y apasionado del campo con un aire loco y vintage.
Piezas recuperadas por y para aportar personalidad, textiles y atrezzo que se encargan de dar volumen y confort, o un orden desordenado en las alacenas y estantes de la cocina, son la clave para no podernos olvidar de este interior.
Estancias teñidas de un blanco casi brillante que hace destacar aun mas materiales y elementos seleccionados con el mas mínimo cuidado, para que cada cual tenga su papel protagonista.
No solo los espacios rustidos se tiñen de oscuro, o los espacios nórdicos son blancos, aquí tenemos un fabuloso ejemplo de mestizaje entre actualidad y tradición.
¿Es acaso un exceso de naturalidad? ¿Demasiado aire campero? Creo que es perfecta y equilibrada, para gustos diferentes, pero simplemente admirable si buscáis inspiración.

Follow me on:
Twitter  ···  Facebook  ···  Bloglovin
By Carolina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *